Fundación fënn

Tratamientos de Baja Complejidad

Inseminación Intrauterina

Los tratamientos de baja complejidad son tratamientos de fertilidad poco invasivos, donde la fertilización no se realiza en el laboratorio, sino dentro del cuerpo de la persona que busca embarazo. Estas técnicas son bastante menos costosas que las de alta complejidad, pero con menores tasas de éxito.

La inseminación intrauterina o también llamada inseminación artificial es el tratamiento que le sigue al coito programado(CP) o es el primero para muchos pacientes que se inician en tratamientos de fertilidad.

Quienes pueden realizar este tratamiento:

Parejas y personas que utilizan muestras de espermio y no cuentan con un factor de infertilidad femenino: Mujeres solas, parejas lesbianas y parejas heterosexuales con factor masculino severo o factor masculino leve moderado.

Importante: Si necesitaras muestra de espermio para realizar el tratamiento a la hora de elegir un centro recuerda que deben contar con el laboratorio capaz de manejar muestras congeladas.
En cambio, en el caso de muestra fresca de la pareja o donante conocido, muchos centros ginecológicos y clínicas no especializadas pueden realizar este procedimiento.
Para la mujer, este tipo de tratamiento no es muy distinto que el CP con estimulación ovárica, ya que tiene que realizarse los mismos exámenes de seguimiento, tomar los mismos remedios para estimular el crecimiento de folículos e inyectar HCG para desencadenar la ovulación. Lo que cambia, es que la pareja, si es que la hay, entrega una muestra de semen que es preparada para su uso. Este procedimiento se llama separación espermática. Esta muestra preparada se deposita directamente en el útero a través de una cánula.
En el caso de personas utilizando muestras de espermios, la muestra es descongelada y preparada.

Si hay baja reserva ovárica con 30 años no es lo mismo que con 38 años

A la hora de discutir con el especialista cómo planificar los tratamientos de fertilidad, es importante considerar aspectos como la edad cuando hay problemas de baja reserva ovárica. No es lo mismo si se quiere tener más de un hijo o sólo uno. Esto afectará cuántos ciclos de IIU son los adecuados antes de considerar alta complejidad. Asimismo, en los casos de SOP severo o endometriosis profunda este tipo de tratamiento debe ser discutido con el especialista en cuanto a eficacia, tasas reales de éxito y costo económico.

Cuando el factor de infertilidad es masculino fuerte, o no hay trompas permeables no se consideran candidatos para IIU y deben continuar con alta complejidad.

En Chile, en general no se utilizan ,o no se aconseja, donación de muestras en fresco de un familiar o cercano ya que no existe legislación al respecto que proteja y defina las responsabilidades de filiación de los participantes.

Tasa de éxito:


Cada inseminación intrauterina por sí sola tiene entre un 15-20% de probabilidades de éxito.
En baja complejidad se habla mucho de la tasa acumulativa de embarazo que es la probabilidad de estar embarazada al final un cierta cantidad de intentos.

La tasa acumulativa de embarazo de 4 Inseminaciones es de 50-60% con semen de la pareja y de 60-70% con semen de donante.

Esto quiere decir que el 50%-60% de las parejas que se someten a este tipo de tratamiento logra un embarazo al cuarto intento.
A partir del cuarto intento, las tasas de éxito no mejoran. Por eso, se recomienda cambiar de método para poder lograr un embarazo.
La recomendación de la comunidad médica es realizar 4 ciclos de inseminación como máximo