Fundación fënn

Tratamientos de Alta Complejidad

Ovodonación

La ovodonación consiste en realizar una fecundación in vitro (FIV) con óvulos donados. Para esto, la donante tiene que someterse a un tratamiento hormonal de estimulación ovárica y requiere una intervención quirúrgica para la punción folicular dónde sacan los óvulos. Los óvulos de la donante serán fecundados por los espermatozoides de la pareja de la receptora o de un donante para obtener embriones; y finalmente estos serán transferidos al útero materno.
Por su parte, la receptora debe seguir un tratamiento hormonal de preparación de su endometrio para lograr un aspecto y grosor adecuado que favorezcan la implantación de los embriones transferidos a su útero.

La ovodonación se recomienda a mujeres que no pueden tener hijos con óvulos propios, ya sea por no tener función ovárica (por fallo ovárico primario, insuficiencia ovárica prematura, ausencia de ovarios o menopausia). También a mujeres con función ovárica pero con anomalías genéticas transmisibles, fallos repetidos en ciclos de FIV anteriores o aquellas que tienen más de 40 años. Esta última causa es la más frecuente, ya que con la edad, la calidad de los ovocitos disminuye y, a la vez, aumenta la probabilidad de que los embriones presenten anomalías cromosómicas que comprometen su viabilidad y causen abortos.
Una ventaja de la FIV con ovodonación, tanto si es con espermios de la pareja como con muestra de donante, es que tiene una alta probabilidad de éxito (entre 40%-60%) y por eso cada vez son más las mujeres que recurren a ella para ser madres

¿Quiénes son las donantes? Las donantes deben cumplir una serie de requisitos como: tener entre 18 y 31 años, una estatura mínima de 153 cm, tener un historial genético normal, antecedentes familiares normales y un aparato reproductor normal. Además, pasan por una evaluación ginecológica y psicológica completa. Este último proceso es clave, ya que permite saber cuál es la motivación real de la donación y qué valor emocional se le da a esa posible donación.

Existe la donación directa (de una hermana, amiga, prima) pero en general, no es aconsejada por la comunidad médica debido a los conflictos emocionales que podrían traer en el futuro. La donación indirecta (donante anónima) se hace a través de un laboratorio o centro de fertilidad.

Costo: entre $6.000.000 y $9.000.000 valores que normalmente son cancelados en su casi su totalidad de forma particular ya que los códigos FONASA no incluyen ovodonación.