Testimonios

Nuestra Familia FIV, Valió la Pena

12 de abril de 2024

Nos casamos el 2016 y al año nos pusimos en campaña, pero luego de 9 meses tratando, fuimos a un especialista en fertilidad por pura intuición…Ahí supimos que nos iba a costar.

Nuestro diagnóstico es un poco de factores relacionados a los dos: yo tengo baja reserva ovárica y el espermiograma de mi marido no estaba tan bien.

Aún sabiendo esto, no pudimos partir de inmediato haciendo un tratamiento porque estábamos estudiando afuera y no teníamos trabajo. Apenas volvimos a Chile y nos empleamos, partimos con todo. Hicimos 3 inseminaciones, la primera resultó ser un embarazo bioquímico y los siguientes dos intentos no resultaron.

Partió la pandemia y nos cambiamos a una clínica especializada en fertilidad. En nuestra primera FIV nos salieron 4 embriones: 2 de muy buena calidad y 2 más o menos (ninguno con PGT). El de mejor calidad lo transferimos y ya tiene 2 años y 7 meses, es lo mejor que nos ha pasado.

Convencidos de que nuestro segundo súper embrión sería nuestro siguiente hij@, el 2023 volvimos a los tratamientos.

Pero de nuevo nos vimos obligados a poner los pies en la tierra y volver a asumir que hay muchas cosas que no podíamos controlar. Tuvimos que suspender un ciclo porque mi endometrio no engrosaba y cuando pudimos transferir, mi segundo súper embrión no sobrevivió a la descongelación. Fue duro porque nos enteramos en la clínica y yo estaba lista para la transferencia.

Me pusieron el primero de los de menor calidad pero fue una transferencia triste, me costó mucho aceptar lo que había pasado. Ni esa ni la siguiente transferencia resultaron y volvimos al punto de partida.

Mi marido en un principio no quería hacer una nueva FIV, porque la verdad nos complica (sobre todo a mi) dejar los embriones congelados, no queremos donarlos, por lo que con una nueva FIV existía la opción de que ya no pudiéramos transferirlos todos.

Pero habíamos quedado tan tristes que decidimos hacer un nuevo ciclo, pero solo uno. Acordamos que si no nos resultaba nos quedábamos con un hijo. Queríamos sentirnos tranquilos de que habíamos hecho todo lo posible para que nuestro hijo tuviese un@ herman@, pero también teníamos clarísimo que no queríamos vivir en función de los tratamientos de nuevo.

Fuimos muy afortunados de poder haber hecho un nuevo ciclo, que resultó y que aquí estoy con toda la ilusión, embarazada de seis meses de nuestra niñita. Aprendí que en este proceso siempre hay que estar preparándose para que las cosas no resulten como uno quiere, hablar con tu marido/pareja para apoyarse, manejar expectativas y estar los dos en la misma página.

Estaremos eternamente agradecidos por poder decir por segunda vez que todo valió la pena 💙

Volver a testimonios

Únete a
Nuestra causa

Hoy la infertilidad tiene una cobertura ineficiente que discrimina ciertos diagnósticos, en Fënn trabajamos para visibilizar este tema y lograr avances significativos.

¡Necesitamos tu aporte!