Fundación fënn

Reportajes

Nutrición y fertilidad: no existe la dieta mágica

17 de septiembre de 2023

Durante el mes de septiembre y a propósito de las celebraciones por fiestas patrias, los noticieros nos bombardean con dietas y restricciones, que cuando estamos transitando la infertilidad, agregan una gran dosis de culpa por lo que estamos comiendo y tomando, quitándonos esos pequeños espacios para disfrutar en medio de un minuto difícil.

Sabemos que la alimentación es importante para complementar y aumentar el éxito en los tratamientos de fertilidad pero también creemos que cada persona es distinta y debe ser un equilibrio. No existe LA dieta mágica para la fertilidad porque si fuera así los especialistas se la recomendarían a todos sus pacientes con infertilidad.

Quisimos preguntarles a dos expertas en el tema sobre qué realmente es lo más importante a la hora de cuidarse cuando se busca un embarazo o se está en medio de tratamientos de fertilidad. Dawn Cooper, nutricionista biorreguladora, experta en nutrición clínica general, fertilidad y obesidad, niños y adultos y Karin Spencer, nutricionista y especialista en biorregulación, nos dan su visión y nos entregan sus consejos para ordenar nuestras prioridades.

 

  1. ¿Existe UNA dieta de la fertilidad?

DC: No hay una dieta específica de la fertilidad porque depende de la causa de la infertilidad. Si existe un consenso que tiene que haber un cambio metabólico profundo, cambiar los hábitos de alimentación, tratar de comer cosas que no sean procesadas, evitar todo lo que sea plásticos y que tengan contacto con comida, ya que son disruptores endocrinos. Comprar cosas en plástico, guardar cosas en plástico, aceites en botellas plásticas, todo eso evitarlo, creo que es muy importante.

Hay dietas específicas de acuerdo a algunos diagnósticos, para una persona muy inflamada o para bajar la grasa visceral, donde hay que tratar que se coma los alimentos de acuerdo a las hormonas. Al final es tratar de volver a nuestro círculo biológico circadiano. Cada persona necesita un plan de alimentación específico, bien evaluado, teniendo en cuenta las causales de la infertilidad y sus distintos exámenes.

KS: No propiamente tal, solo está comprobado que un estilo de alimentación antinflamatoria, los ácidos grasos omega 3 y otros suplementos, mejoran la fertilidad porque se controla la inflamación crónica persistente detrás de muchos casos de infertilidad.

 

  1. ¿A veces es muy difícil cortar todo de una vez, hay alimentos que afecten nuestra fertilidad más que otros?

DC: Esto va a depender de cuánto tenga la persona de infertilidad, cuál es su edad. Si es una persona de 38 o 39 años y quiere hacerse un tratamiento de baja complejidad o una in vitro, por ejemplo, si hay que ser un poco más drástico. Igual yo no creo en las cosas muy fanáticas, creo que es importante que la persona se pueda salir una vez a la semana, ir a un matrimonio y no estar teniendo que llevar comida especial.  Al final todo depende de la persona, el tiempo que lleve lidiando con esta enfermedad, la edad y cuál es su plan, uno puede ir haciendo cambios graduales o algo más radical.

KS: Son muchos los alimentos inflamatorios, sin embargo, en términos generales los alimentos más inflamatorios son los carbohidratos refinados y los azucares (presentes tanto en panes, masas y en los alcoholes).

 

  1. ¿Hay un ranking de acciones para mejorar nuestra fertilidad? Desde la más importante a la menos importante en nuestros hábitos alimenticios, poniendo un ejemplo: ¿tomar agua es mucho más importante que dejar el azúcar?

DC: Tomar agua siempre es muy importante porque hay que estar bien hidratado, es mucho más importante tomar agua que dejar el azúcar. El azúcar en general yo la saco porque no aporta nada, es mejor que las personas coman hidratos de carbono que sean de bajo índice glicémico, que aporten en la forma más natural posible, lo menos procesado porque está comprobado de que es mejor para nuestra salud y para nuestra permeabilidad intestinal. El intestino es muy importante que esté bien porque si no pueden pasar distintas toxinas a través de la barrera intestinal y también a través de la barrera hematoencefálica que se puede poner permeable, produciendo una neuroinflamación hipotalámica, en ese caso se producen mensajes que van desde el hipotálamo a la hipófisis y a la parte gonadal que sí pueden producir cambios en todos los órganos como por ejemplo, en el páncreas, que afecta en la insulina y al influir en la insulina afecta los andrógenos y por tanto, en el crecimiento de los folículos.

Creo que es muy importante tomar de una forma más holística la manera de enfocar el problema: qué tiene esa persona, cómo está comiendo, a qué hora come, cómo combina los alimentos, a qué hora los combina, porque ahí es donde uno tiene que ir haciendo una alimentación de acuerdo al círculo biológico circadiano para que exista una óptima función hormonal y de esa manera aumentar las probabilidades de que se produzca una ovulación.

KS: Dejar los azúcares y endulzantes es un gran avance hacia el control de la inflamación sistémica de bajo grado, sin embargo, también es crucial hidratarse correctamente solo con agua, hacer ejercicios, dormir suficientes horas, mejorar y reparar el intestino (tránsito intestinal diario, usos de pro bióticos) y controlar el estrés.

 

  1. ¿La mentira más grande respecto a nutrición y fertilidad?

DC: Yo creo que no hay como una mentira más grande pero sí creo que puede haber un mal uso de los tratamientos de baja complejidad, es decir, debiese hacerse multidisciplinariamente, hay que darles más importancia. Se debiese hacer un plan completo porque por ejemplo si esa persona está obesa, con resistencia a la insulina, con hipertensión, hacer una estimulación y pretender es que pueda quedar embarazada es poco realista. Pero si esa persona, por ejemplo, baja de peso, baja grasa abdominal, grasa visceral y hormonalmente está más desinflamada, va a tener más probabilidades de que esa estimulación sea mejor y que ese ovocito pueda crecer y luego implantarse. Creo que es aquí donde hay que mirar esto de una forma mucho más integral, está faltando el equipo multidisciplinario. Si una persona está muy estresada es importante que se pueda tratar para poder bajar los niveles de cortisol, hay que enfocar cada caso y si creo que la baja complejidad debe ser tratada de forma multidisciplinaria.

KS: Que la nutrición no tiene nada que ver con la fertilidad.

 

  1. ¿La verdad más grande respecto a nutrición y fertilidad?

DC: No creo que haya una gran verdad, pero sí que hay que hacer análisis y estudios más exhaustivos para es evitar lo más posible que haya frustración y angustia en la persona o pareja que está haciéndose tratamientos de fertilidad.

También creo que se está atrasando demasiado la maternidad, y además estamos viendo un adelanto en la baja de la hormona antimulleriana, los niveles están más bajos a edades más temprana. Se están viendo los efectos de los disruptores endocrinos, del medio ambiente, del estrés, del tipo de trabajo, comida ultra procesada, colorantes, pesticidas, estamos viviendo en un medio que es bastante tóxico, lo que está haciendo que la fertilidad empiece a ser un problema a más temprana edad.

Creo que es importante que no empezar a chequearse recién a los 36 años sólo cuando se desea embarazo, sino que hay que controlarse antes las hormonas, cómo está todo en general porque como las mujeres toman anticonceptivos tanto tiempo no saben en realidad cómo están porque los ovarios están en reposo, sólo saben cómo están cuando los dejan. Debemos empezar a controlar nuestra salud reproductiva a más temprana edad, hacer cambios estructurales en cuanto a calidad de vida saludable, hacer ejercicios, tener una alimentación más sana y natural, con menos ultra procesados.

KS: La nutrición si puede afectar de manera directa o indirecta los procesos de fertilidad (las deficiencias de nutrientes claves son responsables de muchos de los predisponentes a presentar cuadros de infertilidad (niveles de vitamina D, niveles de hierro, de zinc, cobre, selenio, de vitamina C, los omega 3 marinos (EPA y DHA), niveles de magnesio, algunos aminoácidos, afectan el proceso de la fertilidad tanto femenina como masculina.

 

  1. ¿Cuál es tu opinión sobre los suplementos? ¿Cuándo sí tomarlos? ¿Cuándo no?

DC: Los suplementos son importantes porque tenemos muchos déficits. Nosotros tenemos una dieta que es mucho más alta en Omega 6, entonces la relación de éste con el Omega 3 esta mala, por lo que estamos más inflamados, por lo que es necesario tomar Omega 3.

También creo que los antioxidantes, el uso de la coenzima Q10 por todo el proceso oxidativo del cuerpo. Cómo está la vitamina D, en general los chilenos siempre la tenemos baja.

Tampoco es bueno llenarse de un montón de suplementos, pero sí cada persona según cada persona según lo que coma y su estilo de vida, se le dan ciertos suplementos. Yo uso mucho pro bióticos, específico para la fertilidad, generales, o según la alimentación. Y estos deben ir de la mano con prebióticos.

KS: Primero hay que realizar una buena historia clínica (que si es necesario incluya exámenes), establecer un diagnóstico y a partir de eso se debe plantear un plan de trabajo nutricional que muchas veces empieza por cambiar hábitos de alimentación como primera opción, reparar sistema digestivo que es el responsable de la absorción de los suplementos y luego suplementar correctamente. No es llegar y tomar suplementos porque se sabe con son buenos, cada cuerpo es un universo distinto a otro, es muy importante hacer indicaciones personalizadas.

  1. Respecto a los hombres…Siempre hablamos desde la perspectiva femenina, pero ¿cómo se beneficia la fertilidad masculina con una buena nutrición? ¿Qué es lo más importante?

DC: El factor masculino es igual de importante que el femenino, al hablar de este tema hay un problema grave porque los espermiogramas están bajando y cambiando de calidad, volumen, morfología y motilidad en los últimos 20 años, se dice que tiene que ver con factores endocrinos y el medio ambiente.

Ellos también debiesen ver a más temprana edad cómo está su espermiograma, junto con una buena nutrición, sacar los plásticos y tratar de tener una vida lo más saludable que se pueda. Un hombre también puede estar inflamado, si está muy obeso o fuma, toma mucho alcohol.  Es importante que se cuiden.

Hay ciertas cosas de bioregulación que ayudan bastante a mejorar el espermiograma, a darle nueva información. Uso mucho el test discompusitum o el ovario incomposutum, en el caso de las mujeres y mando a hacer unos preparados para eso porque este tipo de medicina para mí también funciona, así que siempre es bueno hacer una mezcla de las dos cosas. Yo he visto mucha mejoría en los espermiogramas cuando hay cambo de vida, alimentación, dejar el cigarro, las drogas, bebidas etc.

KS: La fertilidad es un tema tanto femenino como masculino, todo problema de fertilidad debe ser abordado con ese enfoque. generalmente se orienta solo al lado femenino sin embargo no siempre es así, pueden ser ambos miembros de la pareja o solo el lado masculino muchas veces los hombres tienen problemas de salud inflamatorios (por ejemplo, diabetes, hipertensión arterial, resistencia a la insulina) generados tanto por el estrés, una alimentación poco saludable, un déficit de nutrientes, falta de actividad física, etc. todos estos factores pueden generar también problemas en su fertilidad.

Malditas trompas

Testimonios Malditas trompas 3 de marzo de 2022 Mi primer embarazo de la vida fue tubario, se trató con metotrexato pero igual a los 10 días aproximadamente se rompió y me tuvieron que extirpar la trompa con una laparotomía de urgencia.A los meses, y con mucho susto, quise intentar un nuevo embarazo. Antes de partir, [...]

Leer más

Un segunda oportunidad

Testimonios Un segunda oportunidad 2 de diciembre de 2022 Faltan las palabras para explicar la felicidad y el amor que llevo viviendo en estos 22 días que llevas en mis brazos ❤️❤️ Y puedo decir valió la pena!! Fue un camino de años para llegar a ti mi hermosa bebé, una relación fracturada y una [...]

Leer más