Fundación fënn

Desde nuestra experiencia como pacientes, hemos aprendido que antes de comenzar cualquier tratamiento de fertilidad hay una lista de exámenes que recomendamos hacer, de acuerdo con lo que dice la evidencia sobre infertilidad  y a las conversaciones que hemos tenido con especialistas en fertilidad en Chile y en el extranjero.

Exámenes

Chequeo Hormonal

  • FSH, LH y Estradiol para estudiar el ciclo menstrual y detectar potenciales desórdenes hormonales que pudiesen afectar la ovulación (entre el 3er y el 5to día después de la regla).
  • Progesterona: esta hormona sirve como indicador de ovulación y su déficit se asocia a abortos espontáneos.
  • Prolactina: niveles altos de esta hormona pueden impedir la ovulación y por tanto, ser clave para tu fertilidad.
  • AMH: se mide su nivel en la sangre y es una medida de la reserva ovárica, también puede realizarse con control ecográfico pero recomendamos hacerlo con un especialista que sepa del tema.
  • Testosterona: para analizar un posible Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).

Ecografía Intrauterina

En esta ecografía se ve la forma y grosor del útero durante el ciclo menstrual, se analiza el desarrollo de los folículos y la presencia de quistes, entre otras anormalidades. Además de ser un examen de diagnóstico inicial, también es parte del tratamiento de baja complejidad menos invasivo: el seguimiento folicular.

Chequeo General

Este chequeo incluye perfil bioquímico, lipídico, curva insulina, vitamina D y TSH. Este primer paso sirve para descartar, por ejemplo, problemas de resistencia a la insulina o problemas a la tiroides que pudiesen afectar indirectamente tanto la fertilidad femenina como la masculina.

La histerosalpingografía (HSG) evalúa la forma del útero y verifica si las trompas de Falopio están abiertas. Es necesario hacerlo cuando ya haya terminado el sangrado menstrual y antes de la ovulación, unos 7-10 días después del primer día de regla.

Se recomienda tomar antiinflamatorios antes del examen, algunos médicos recetan también antibióticos antes y/o después del examen.

Existe la histerosalpingografía tradicional que se realiza con rayos X y líquido de contraste y la que no utiliza rayos y se aplica una espuma (HYFosy) en vez de líquido de contraste. Ambos cumplen el mismo propósito, pero se plantea que la HYFosy sería menos dolorosa y que en casos de haber alergia a los líquidos de contraste, este tipo de examen es más recomendable. También porque no es necesaria la exposición a rayos X.

Histerosalpingografía

Si existe sospecha o diagnóstico de endometriosis o si han habido múltiples abortos espontáneos, es importante realizarse este examen. Puede ser clave en el diagnóstico de infertilidad.

A pesar de ser un examen muy importante para la fertilidad, la histerosalpingosonografía no cuenta con código Fonasa, por lo que no tiene reembolso ni cobertura. No así la histerosalpingografía tradicional. Con este examen se puede diagnosticar si hay incompetencia cervical, si el cuello es demasiado estrecho o ancho, si el cuello está duplicado en un posible útero didelfo o si es hay un cuello uterino alargado, entre otros. En el útero se pueden ver anomalías estructurales (como septos, útero unicorne o bicorne), miomas y pólipos uterinos, adherencias en un posible síndrome de Asherman, adenomiosis e hipoplasia. En las trompas: salpingitis, hidrosalpinx, endometriosis o rigidez tubárica.

Muchas veces, este examen podría aumentar las probabilidades de embarazo en pacientes con problemas tubáricos menores, ya que actuaría como un “lavado de trompas”, pero no hay estudios serios al respecto.

Espermiograma

En el caso de parejas heterosexuales es el examen básico de fertilidad masculina. Consiste en entregar una muestra de espermios a la cual, además de volumen, color, pH y otros aspectos físicos de la misma, se le estudiarán concentración, motilidad y morfología. Si está alterado o existen sospechas de que podría encontrarse alterado, es importante hacer un estudio de fragmentación del ADN en la misma muestra.