Cuando la búsqueda de embarazo se pone difícil

¿Llevas un par de meses intentándolo y aún no has visto ese positivo que tanto esperas? ¿Estás empezando la búsqueda de un embarazo después de los 35 años y sientes que el reloj biológico corre en tu contra? No te preocupes, estamos aquí para darte una guía sobre qué tener en cuenta cuando estás buscando quedar embarazada.

El punto de partida de todo es el chequeo preconcepcional, este consiste en una consulta con tu ginecóloga de siempre donde le cuentas tus planes de embarazarte y, según nuestra experiencia como pacientes (no somos médicos, pero hemos pasado por esto), te mandaran a hacer distintos exámenes como:

Al hablar del factor masculino en la búsqueda de un embarazo, es importante tener en cuenta que, si el espermiograma muestra algún problema, es fundamental que vayan a un andrólogo para entender las causas y hacer exámenes más detallados, como la fragmentación del ADN espermático y un urocultivo.

Además del chequeo preconcepcional y de cuidar nuestra salud física, si te animas a ir un paso más allá podrías considerar cambios en la dieta y tratamientos complementarios, como la acupuntura, que pueden ser una ayuda en la búsqueda de embarazo.

También, tratar de dejar los vicios, en especial el cigarro, ya que hay que tener en cuenta que el tabaco afecta tanto a la calidad de los óvulos como a la salud en general, por lo que, en una pareja heterosexual, es ideal que ambos dejen de fumar o bajen la cantidad.

Al hablar de suplementos, siempre aconsejamos que no tomes algo solo por tomarlo; es una pérdida de plata. Es mejor buscar un correcto asesoramiento para encontrar los suplementos específicos que necesita tu cuerpo. Por ejemplo, si sufres de Síndrome de Ovario Poliquístico el Inositol es el suplemento adecuado para ti. En nuestra cuenta de Instagram y en este blog puedes encontrar más información al respecto.

En Fënn, creemos que siempre hay que tener en cuenta que la edad juega un papel importante en el tiempo que puede tomar lograr un embarazo, lo mismo si existen condiciones médicas como la endometriosis, baja reserva ovárica o varicocele, que pueden reducir significativamente las posibilidades de concebir de forma natural. Por lo tanto, es crucial tener en cuenta estos factores al decidir cuánto tiempo dedicar a la búsqueda antes de solicitar ayuda médica.

A veces, antes de ir corriendo al “doctor de fertilidad”, mucha gente prefiere darle una chance a lo «alternativo». En Fundación Fënn, no estamos para juzgar, pero sí queremos que sepas algo súper importante: no hay nada como un buen chequeo a tiempo. Dejar pasar el tiempo esperando milagros puede terminar siendo un problema. Creemos firmemente en la integración de las terapias complementarias; sin embargo, es fundamental reconocer que la infertilidad es una enfermedad, como cualquier otra enfermedad significa que algo no está funcionando correctamente en nuestro cuerpo, y como tal, requiere de intervención médica. Las terapias alternativas pueden ser de gran ayuda, sobre todo si te hacen sentir bien. Por ejemplo, lo de la decodificación y las constelaciones familiares suenan genial, siempre que te hagan sentir en paz y no culpable. Ojo, Recuerda que el estrés no causa infertilidad, pero estar más tranquilas nunca le hizo mal a nadie.

Y una cosa más: cualquier terapia que te haga creer que no puedes tener hijos por culpa de tus ancestros, tus pensamientos, las estrellas, o porque lo deseas demasiado, realmente no te está ayudando. Más bien, deberían venir con una señal de advertencia.

 

Infertilidad masculina y suplementos

Cuando a una mujer le está costando embarazarse vemos que muchas veces comienza a tomar suplementos a diestra y siniestra, recomendada por la amiga, la tía o la prima, sin indicación médica, lo que en varios casos sólo se traduce en gastar plata, ya que en la práctica no existe un acuerdo de la comunidad médica sobre el uso de suplementos al hablar de infertilidad femenina. En cambio, al hablar de infertilidad masculina pasa todo lo contrario, ya que parece ser que todos los especialistas recomiendan que los hombres tomen suplementos porque al parecer si tienen efectos favorables y comprobados sobre su fertilidad.

Para saber que tan cierto es, entrevistamos al Dr. Marcelo Marconi, Urólogo, Andrólogo y Fundador de Nerthus, quien nos habló en detalle de la relación entre infertilidad masculina y suplementos.

 

¿Cuándo si y cuándo no es recomendable tomar suplementos? ¿Para qué sirven en el caso de la infertilidad masculina?

Efectivamente en el caso de la infertilidad masculina hay un porcentaje muy alto de pacientes, cerca del 50 y 70%, donde se ha demostrado en distintos estudios que lo que existe es un desbalance entre los oxidantes y antioxidantes del líquido seminal, lo que genera una condición que se llama estrés oxidativo. Este estrés oxidativo, en la práctica, produce una alteración en los parámetros que se miden regularmente como concentración, motilidad, morfología y fragmentación del ADN.

Para ponerlo de forma simple, si tú tienes unos nadadores que son buenos pero el agua de la piscina tiene mucho cloro o está verde, no están las mejores condiciones posibles para que hagan su trabajo. Lo que buscan las vitaminas antioxidantes es tratar de reestablecer ese equilibrio entre oxidantes y antioxidantes y evitar este exceso de estrés oxidativo.

 

¿En quiénes se indica?

En general, en todas las infertilidades de origen idiopático, es decir, cuando el paciente no tiene varicocele, no tiene infecciones seminales, alteraciones hormonales; no encontramos una causa específica. Esto ocurre en un porcentaje alto de los casos y se indica el uso de vitaminas y antioxidantes.

Estos son inocuos, existe un mínimo riesgo de cuando uno da demasiado antioxidante se altere mucho porque igual se requiere algún cierto grado de estrés oxidativo en el semen para desencadenar ciertas reacciones biológicas, pero no está específicamente medido cuál es ese grado, entonces lo común es que la gran mayoría de los pacientes se ve beneficiado desde el punto de vista de los parámetros del espermiograma para el uso de estos suplementos y vitaminas.

Por otro lado, hay mucha evidencia al respecto, de distintos tipos de vitaminas y antioxidantes, de distintas combinaciones, pero hay algunos que tienden a estar más estables en el tiempo: vitamina C, Vitamina E, selenio, zink, L carnitina y licopeno.

 

¿Todos los suplementos sirven?

En la práctica hay varios papers y literatura que revisan cuáles son los que más evidencia tienen, estos son los que deberían recomendarse. Algunos tienen más evidencia en concentración, otros en motilidad, los más probados son los que ya nombré anteriormente.

La combinación exacta no se sabe y probablemente hacia dónde vamos a futuro es que haya una medicina más personalizada donde podremos medir el grado de estrés oxidativo en cada paciente. Con lo anterior, se podría tratar de establecer cuál es su nivel de equilibrio de antioxidantes y oxidantes perfecto y suplementarlo con una combinación que sea personalizada. Lo más probable es que a alguien le puede faltar más vitamina C y al de al lado L-Carnitina, pero aún no tenemos esa fórmula ni ese diagnóstico.

 

Te puede interesar:

Condiciones médicas masculinas

Fertilidad y cáncer femenino

1 de cada 8 mujeres puede desarrollar cáncer a lo largo de su vida, esta es una cifra preocupante y creemos que pocas mujeres estamos conscientes de ella y de cómo puede afectar los distintos aspectos de nuestras vidas, específicamente nuestra vida reproductiva. A propósito de que octubre es el mes del cáncer de mamas, quisimos aclarar varias dudas respecto a cómo el cáncer puede afectar la fertilidad de las mujeres.

El Dr. Armando Cortínez, Director de SOCMER y Socio Fundador de Clínica CER, habló con nosotras sobre el tema, ya que ha tratado a pacientes oncológicas y porque es un tema que le interesa especialmente: «me parece muy injusto que no exista una cobertura pública o privada para la preservación de la fertilidad en esta situación tan difícil, sobre todo pensando que la posibilidad de ser madre puede ser una motivación fuerte para superar un tratamiento de cáncer».

¿Todos los tratamientos oncológicos afectan la fertilidad? Si es así, ¿de qué forma? (reserva ovárica, calidad ovárica, capacidad del útero de llevar embarazos, todas las anteriores)

No todos los cánceres afectan la fertilidad, sólo aquellos que comprometen los órganos reproductivos (ovarios, testículos, útero) o aquellos que en su tratamiento emplean drogas de quimioterapia (especialmente algunas como las drogas alquilantes) o cuya radioterapia se realiza en zonas donde los órganos reproductivos se ven irradiados.
El efecto de quimioterapia y radioterapia sobre los ovarios y testículos puede ser reversible o irreversible dependiendo de la edad al momento del tratamiento (hay un mejor pronóstico en pacientes más jóvenes), el tipo de tratamiento y la duración de este.
En el caso del útero, los tratamientos podrían aumentar riesgos de aborto, parto prematuro y recién nacido de bajo peso, por el daño de la circulación uterina y el músculo uterino, especialmente dosis altas de radiación que pueden producir un daño permanente sobre el útero y el endometrio que impidan un embarazo, el que solo podría lograrse mediante útero subrogado.

¿Preservar fertilidad afecta los tratamientos oncológicos? ¿Las hormonas podrían hacerle peor a un tumor?

La preservación de fertilidad no afecta a los tratamientos de cáncer si se planifican adecuadamente entre el oncólogo y el especialista en reproducción asistida. El tiempo requerido para hacerlo es corto (2 semanas ), y los medicamentos utilizados son seguros.
No existe un cambio en el pronostico del cáncer.

¿Existe alguna estadística o dato o hasta numero intuitivo de cuantas mujeres se quedan sin poder preservar fertilidad por falta de recursos?

Algunos estudios estiman la que la incidencia de cáncer antes de los 39 años es 1 de cada 46 mujeres y 1 de cada 69 hombres. Lo que sí, la sobrevida ha mejorado significativa transformando el cáncer en una enfermedad crónica, en pacientes de entre 15-44 años estaría en torno al 80% después del tratamiento.
No existe un cálculo de cuántas mujeres que tienen indicada la preservación de fertilidad no pueden hacerlo, ni están totalmente claras las causas, pero por el número de tratamientos de preservación por cáncer que se están realizando, y la incidencia de la enfermedad, podría estimarse que sería una cifra muy menor, alrededor del 5%, la que hace actualmente este tratamiento para preservar su fertilidad.
Las principales razones por las que no se realiza son:
– Desconocimiento por parte de médicos y pacientes de la posibilidad de preservar fertilidad
– Los médicos no lo consideran prioritario
– El costo que tiene la preservación de fertilidad, y teniendo en cuenta el contexto de que son pacientes que deben priorizar el tratamiento para tratar su cáncer

De la mano de la pregunta uno quizás, ¿existe una estadística de tasa de embarazo post cáncer? ¿Es menor que en una mujer que no ha padecido esta enfermedad?

Hay pocas estadísticas de la probabilidad de embarazo post cáncer, pero claramente los tratamientos de preservación de fertilidad lo hacen posible, en algunos casos sin disminución de la probabilidad de embarazo comparado con pacientes no oncológicos, aunque en la mayoría de los casos la probabilidad es mas baja.

Nutrición y fertilidad: no existe la dieta mágica

Durante el mes de septiembre y a propósito de las celebraciones por fiestas patrias, los noticieros nos bombardean con dietas y restricciones, que cuando estamos transitando la infertilidad, agregan una gran dosis de culpa por lo que estamos comiendo y tomando, quitándonos esos pequeños espacios para disfrutar en medio de un minuto difícil.

Sabemos que la alimentación es importante para complementar y aumentar el éxito en los tratamientos de fertilidad pero también creemos que cada persona es distinta y debe ser un equilibrio. No existe LA dieta mágica para la fertilidad porque si fuera así los especialistas se la recomendarían a todos sus pacientes con infertilidad.

Quisimos preguntarles a dos expertas en el tema sobre qué realmente es lo más importante a la hora de cuidarse cuando se busca un embarazo o se está en medio de tratamientos de fertilidad. Dawn Cooper, nutricionista biorreguladora, experta en nutrición clínica general, fertilidad y obesidad, niños y adultos y Karin Spencer, nutricionista y especialista en biorregulación, nos dan su visión y nos entregan sus consejos para ordenar nuestras prioridades.

 

  1. ¿Existe UNA dieta de la fertilidad?

DC: No hay una dieta específica de la fertilidad porque depende de la causa de la infertilidad. Si existe un consenso que tiene que haber un cambio metabólico profundo, cambiar los hábitos de alimentación, tratar de comer cosas que no sean procesadas, evitar todo lo que sea plásticos y que tengan contacto con comida, ya que son disruptores endocrinos. Comprar cosas en plástico, guardar cosas en plástico, aceites en botellas plásticas, todo eso evitarlo, creo que es muy importante.

Hay dietas específicas de acuerdo a algunos diagnósticos, para una persona muy inflamada o para bajar la grasa visceral, donde hay que tratar que se coma los alimentos de acuerdo a las hormonas. Al final es tratar de volver a nuestro círculo biológico circadiano. Cada persona necesita un plan de alimentación específico, bien evaluado, teniendo en cuenta las causales de la infertilidad y sus distintos exámenes.

KS: No propiamente tal, solo está comprobado que un estilo de alimentación antinflamatoria, los ácidos grasos omega 3 y otros suplementos, mejoran la fertilidad porque se controla la inflamación crónica persistente detrás de muchos casos de infertilidad.

 

  1. ¿A veces es muy difícil cortar todo de una vez, hay alimentos que afecten nuestra fertilidad más que otros?

DC: Esto va a depender de cuánto tenga la persona de infertilidad, cuál es su edad. Si es una persona de 38 o 39 años y quiere hacerse un tratamiento de baja complejidad o una in vitro, por ejemplo, si hay que ser un poco más drástico. Igual yo no creo en las cosas muy fanáticas, creo que es importante que la persona se pueda salir una vez a la semana, ir a un matrimonio y no estar teniendo que llevar comida especial.  Al final todo depende de la persona, el tiempo que lleve lidiando con esta enfermedad, la edad y cuál es su plan, uno puede ir haciendo cambios graduales o algo más radical.

KS: Son muchos los alimentos inflamatorios, sin embargo, en términos generales los alimentos más inflamatorios son los carbohidratos refinados y los azucares (presentes tanto en panes, masas y en los alcoholes).

 

  1. ¿Hay un ranking de acciones para mejorar nuestra fertilidad? Desde la más importante a la menos importante en nuestros hábitos alimenticios, poniendo un ejemplo: ¿tomar agua es mucho más importante que dejar el azúcar?

DC: Tomar agua siempre es muy importante porque hay que estar bien hidratado, es mucho más importante tomar agua que dejar el azúcar. El azúcar en general yo la saco porque no aporta nada, es mejor que las personas coman hidratos de carbono que sean de bajo índice glicémico, que aporten en la forma más natural posible, lo menos procesado porque está comprobado de que es mejor para nuestra salud y para nuestra permeabilidad intestinal. El intestino es muy importante que esté bien porque si no pueden pasar distintas toxinas a través de la barrera intestinal y también a través de la barrera hematoencefálica que se puede poner permeable, produciendo una neuroinflamación hipotalámica, en ese caso se producen mensajes que van desde el hipotálamo a la hipófisis y a la parte gonadal que sí pueden producir cambios en todos los órganos como por ejemplo, en el páncreas, que afecta en la insulina y al influir en la insulina afecta los andrógenos y por tanto, en el crecimiento de los folículos.

Creo que es muy importante tomar de una forma más holística la manera de enfocar el problema: qué tiene esa persona, cómo está comiendo, a qué hora come, cómo combina los alimentos, a qué hora los combina, porque ahí es donde uno tiene que ir haciendo una alimentación de acuerdo al círculo biológico circadiano para que exista una óptima función hormonal y de esa manera aumentar las probabilidades de que se produzca una ovulación.

KS: Dejar los azúcares y endulzantes es un gran avance hacia el control de la inflamación sistémica de bajo grado, sin embargo, también es crucial hidratarse correctamente solo con agua, hacer ejercicios, dormir suficientes horas, mejorar y reparar el intestino (tránsito intestinal diario, usos de pro bióticos) y controlar el estrés.

 

  1. ¿La mentira más grande respecto a nutrición y fertilidad?

DC: Yo creo que no hay como una mentira más grande pero sí creo que puede haber un mal uso de los tratamientos de baja complejidad, es decir, debiese hacerse multidisciplinariamente, hay que darles más importancia. Se debiese hacer un plan completo porque por ejemplo si esa persona está obesa, con resistencia a la insulina, con hipertensión, hacer una estimulación y pretender es que pueda quedar embarazada es poco realista. Pero si esa persona, por ejemplo, baja de peso, baja grasa abdominal, grasa visceral y hormonalmente está más desinflamada, va a tener más probabilidades de que esa estimulación sea mejor y que ese ovocito pueda crecer y luego implantarse. Creo que es aquí donde hay que mirar esto de una forma mucho más integral, está faltando el equipo multidisciplinario. Si una persona está muy estresada es importante que se pueda tratar para poder bajar los niveles de cortisol, hay que enfocar cada caso y si creo que la baja complejidad debe ser tratada de forma multidisciplinaria.

KS: Que la nutrición no tiene nada que ver con la fertilidad.

 

  1. ¿La verdad más grande respecto a nutrición y fertilidad?

DC: No creo que haya una gran verdad, pero sí que hay que hacer análisis y estudios más exhaustivos para es evitar lo más posible que haya frustración y angustia en la persona o pareja que está haciéndose tratamientos de fertilidad.

También creo que se está atrasando demasiado la maternidad, y además estamos viendo un adelanto en la baja de la hormona antimulleriana, los niveles están más bajos a edades más temprana. Se están viendo los efectos de los disruptores endocrinos, del medio ambiente, del estrés, del tipo de trabajo, comida ultra procesada, colorantes, pesticidas, estamos viviendo en un medio que es bastante tóxico, lo que está haciendo que la fertilidad empiece a ser un problema a más temprana edad.

Creo que es importante que no empezar a chequearse recién a los 36 años sólo cuando se desea embarazo, sino que hay que controlarse antes las hormonas, cómo está todo en general porque como las mujeres toman anticonceptivos tanto tiempo no saben en realidad cómo están porque los ovarios están en reposo, sólo saben cómo están cuando los dejan. Debemos empezar a controlar nuestra salud reproductiva a más temprana edad, hacer cambios estructurales en cuanto a calidad de vida saludable, hacer ejercicios, tener una alimentación más sana y natural, con menos ultra procesados.

KS: La nutrición si puede afectar de manera directa o indirecta los procesos de fertilidad (las deficiencias de nutrientes claves son responsables de muchos de los predisponentes a presentar cuadros de infertilidad (niveles de vitamina D, niveles de hierro, de zinc, cobre, selenio, de vitamina C, los omega 3 marinos (EPA y DHA), niveles de magnesio, algunos aminoácidos, afectan el proceso de la fertilidad tanto femenina como masculina.

 

  1. ¿Cuál es tu opinión sobre los suplementos? ¿Cuándo sí tomarlos? ¿Cuándo no?

DC: Los suplementos son importantes porque tenemos muchos déficits. Nosotros tenemos una dieta que es mucho más alta en Omega 6, entonces la relación de éste con el Omega 3 esta mala, por lo que estamos más inflamados, por lo que es necesario tomar Omega 3.

También creo que los antioxidantes, el uso de la coenzima Q10 por todo el proceso oxidativo del cuerpo. Cómo está la vitamina D, en general los chilenos siempre la tenemos baja.

Tampoco es bueno llenarse de un montón de suplementos, pero sí cada persona según cada persona según lo que coma y su estilo de vida, se le dan ciertos suplementos. Yo uso mucho pro bióticos, específico para la fertilidad, generales, o según la alimentación. Y estos deben ir de la mano con prebióticos.

KS: Primero hay que realizar una buena historia clínica (que si es necesario incluya exámenes), establecer un diagnóstico y a partir de eso se debe plantear un plan de trabajo nutricional que muchas veces empieza por cambiar hábitos de alimentación como primera opción, reparar sistema digestivo que es el responsable de la absorción de los suplementos y luego suplementar correctamente. No es llegar y tomar suplementos porque se sabe con son buenos, cada cuerpo es un universo distinto a otro, es muy importante hacer indicaciones personalizadas.

  1. Respecto a los hombres…Siempre hablamos desde la perspectiva femenina, pero ¿cómo se beneficia la fertilidad masculina con una buena nutrición? ¿Qué es lo más importante?

DC: El factor masculino es igual de importante que el femenino, al hablar de este tema hay un problema grave porque los espermiogramas están bajando y cambiando de calidad, volumen, morfología y motilidad en los últimos 20 años, se dice que tiene que ver con factores endocrinos y el medio ambiente.

Ellos también debiesen ver a más temprana edad cómo está su espermiograma, junto con una buena nutrición, sacar los plásticos y tratar de tener una vida lo más saludable que se pueda. Un hombre también puede estar inflamado, si está muy obeso o fuma, toma mucho alcohol.  Es importante que se cuiden.

Hay ciertas cosas de bioregulación que ayudan bastante a mejorar el espermiograma, a darle nueva información. Uso mucho el test discompusitum o el ovario incomposutum, en el caso de las mujeres y mando a hacer unos preparados para eso porque este tipo de medicina para mí también funciona, así que siempre es bueno hacer una mezcla de las dos cosas. Yo he visto mucha mejoría en los espermiogramas cuando hay cambo de vida, alimentación, dejar el cigarro, las drogas, bebidas etc.

KS: La fertilidad es un tema tanto femenino como masculino, todo problema de fertilidad debe ser abordado con ese enfoque. generalmente se orienta solo al lado femenino sin embargo no siempre es así, pueden ser ambos miembros de la pareja o solo el lado masculino muchas veces los hombres tienen problemas de salud inflamatorios (por ejemplo, diabetes, hipertensión arterial, resistencia a la insulina) generados tanto por el estrés, una alimentación poco saludable, un déficit de nutrientes, falta de actividad física, etc. todos estos factores pueden generar también problemas en su fertilidad.

¿Cuánto cuestan los tratamientos de fertilidad y qué cosas tienen cobertura?

La infertilidad en Chile es cara y no sólo los tratamientos de fertilidad tienen altos costos, también los medicamentos necesarios para estos. Les dejamos una idea de los costos promedio de los tratamientos de fertilidad en Chile y su cobertura según la previsión que tengas.

Es importante aclarar que los valores detallados a continuación son aproximados de acuerdo a los que se manejan en nuestras comunidades online. Hay centros que cobran más que estos valores y otros que cobran menos. Es para que se hagan una idea solamente.



Estos valores no incluyen medicamentos, que pueden llegar a bordear los 1.5 millones de pesos en una FIV ni tampoco exámenes adicionales como el estudio genético preimplantacional.

En Chile existen diferentes modalidades de previsión de salud, siendo las más usadas FONASA e isapres.

Si eres beneficiario FONASA:

  1. Fonasa MAI

Se puede utilizar una vez en la vida, solo considera pareja heterosexuales, ambos FONASA, puede usarse espermiodonación en caso de infertilidad masculina pero la muestra debe cancelarse de manera particular. La compra se gestiona a través del centro. Recuerda a la hora de comprar muestras que es importante asesorarse en las diferencias entre donantes cerrados, abiertos y locales e internacionales. FONASA MAI no considera ovodonación. Puedes encontrár más información aquí.

  1. Fonasa PAD

En el caso de IIU pueden ser 3 al año, bajo estos códigos


Valores 2023, cortesía de CER.


En el caso de FIV la mujer que busca embarazarse debe ser FONASA, puede ser utilizado por mujeres solas, parejas lesbianas y parejas heterosexuales.


Valores 2023. Cortesía de CER


Cuando es necesario el uso de muestra de espermios, esta debe ser cancelada de forma particular y la compra se gestiona a través de los centros de fertilidad(hay diferentes bancos, algunos centros ofrecen donantes nacionales además de los internacionales). A la hora de comprar muestras, es importante asesorarse en las diferencias entre donantes cerrados, abiertos y locales e internacionales.

Si eres beneficiario ISAPRE

Por ley las isapres deben cubrir en tratamientos de fertilidad, al menos lo que codifica FONASA . Pero en lo que llevamos funcionando hemos aprendido que nunca es fácil el proceso de reembolso.

Algunas consideraciones:

En el presupuesto del programa de fertilidad pide que sólo se incluya lo propio del tratamiento de fertilidad ¿A qué vamos con esto?

Ecografías, consultas, pabellón, anestesia y todos los servicios más genéricos ingresarlos fuera del programa de fertilidad y que apliquen los aranceles de su plan para esos ítems.

Por ejemplo, el primer código: “Inducción a la ovulación” sólo deberían usarlo en la compra de los medicamentos. El costo de las hormonas muchas veces llega a los 1.5 millones de pesos y el mencionado código es el que contempla los medicamentos para inducir la ovulación. las ecografías y consultas previas a la aspiración preséntenlas de forma independiente como controles ginecológicos y no usando este primer código. De esta manera buscamos lograr el reembolso de los medicamentos.

Otros reembolsos

En algunos casos el estudio genético preimplantacional (PGT) no es optativo, ya sea porque hay condiciones genéticas (traslocaciones), abortos en repetición y un sinfín de condiciones en las que el examen puede ser requerido.

Este examen no cuenta con codificación FONASA pero puede solicitarse a través de la Superintendencia de isapres que lo homologuen. Pueden tratar de ingresarlo a su isapre para que quede como antecedente y luego dirigirse a la Superintendencia, ya que es esta instancia la única que puede dictaminar que la homologación es “válida”.

Necesitarán:

  1. Orden médica e informe del tratante que dé cuenta de la necesidad del examen
  2. En la solicitud de reembolso es necesario especificar que si bien la prestación no se encuentra incorporada en el arancel hay una similitud en la técnica homologable al código 03040008, amplificación por PCR más análisis de fragmentos fluorescentes por electroforesis capilar (hasta 5 fragmentos), incorporado al Arancel Fonasa el año 2019.

¡Mucha suerte en sus tratamientos y reembolsos!

Fënn

 

Me enteré de que mi embarazo ya no avanza: ¿qué pasa ahora?

La pérdida de un embarazo tiene un gran impacto sicológico, la ilusión que partió con ese test positivo termina de golpe en el momento que nos encontramos con un sangrado o una ecografía donde no se escuchan los latidos. Creemos que es muy importante darse el tiempo para procesar todo lo que rodea una pérdida y el espacio para sanar tanto desde las emociones como desde el cuerpo.

El punto de partida para transitar este proceso de la forma más en paz posible es saber qué esperar porque en estos años en que hemos acompañado a muchas mujeres que se han enfrentado a esta situación, nos hemos dado cuenta que la mayoría de las veces, se sienten muy perdidas, no saben qué viene, qué esperar o que exigir.

De acuerdo a nuestra experiencia y en base a lo que hemos hablado con especialistas en infertilidad hay que tener en cuenta que:

  1. Los doctores siempre van a priorizar el “manejo expectante” de una pérdida, esto quiere decir que se tratará de esperar hasta la semana 8 a 10 de embarazo para que se produzca un aborto espontáneo donde no se necesite ingresar a pabellón para sacar los restos de tejido. “En este contexto, la idea es siempre ir de menos a más. Sugerirle a la paciente que ojalá ella expulse el tejido fuera de la cavidad, en el 60% a 70% de los casos el “manejo expectante” se logra.”, señala el Doctor Aníbal Scarella del Centro de Reproduccion Humana de la Universidad de Valparaíso.

Para el Doctor Ricardo Pommer, Director de Clínica Monteblanco “esta es una alternativa válida, el único punto que hay que tener en cuenta es que cuando hay infertilidad y no se tiene un diagnóstico, uno quisiera tener un análisis genético de ese embrión si es que no tuvo diagnóstico genético preimplantacional, es de IIU, embarazo natural o de una in vitro sin estudio. Esta información podría dar una respuesta y, a veces, ahí se encuentran números que se repiten como los mosaicos o que no corresponderían a la historia de esas parejas. Lo que podría ayudar a tomar mejores decisiones en el futuro.”

Nuestro consejo es que lo anterior, siempre debe ser conversado con el doctor tratante porque la decisión que se tome también depende mucho del contexto de cada paciente, puede pasar que la espera se haga muy dura tanto física como sicológicamente. Por ejemplo, una paciente que seguía con fuertes síntomas de embarazo, vómitos, mareos, asco y no era su primera pérdida, nos contó que habló con su doctor para evitar esta “espera” que se la hacía imposible, ambos acordaron hacer una aspiración.

  1. Si no se logra el “manejo expectante”, la siguiente opción es hacer un procedimiento en pabellón, este puede ser un legrado o la AMEU o Aspiración Manual Endouterina.

Para Scarella, “el concepto general es que se tiene que evitar la instrumentalización innecesaria de la cavidad en este sentido, el uso juicioso de los elementos clínicos tiene que ser muy bien ponderado por el médico tratante al momento de decidir qué alternativas pueden ser mejor para una paciente que tiene un aborto retenido”.

El legrado es una técnica que consiste en raspar el tejido de las paredes internas del útero para eliminar el endometrio. Esta intervención dura alrededor de 15 minutos, con anestesia local y ojalá con sedación y debe ser realizada por un ginecólogo. Se hace con un instrumento metálico que se llama legra que es como una cucharilla con una terminación filosa que raspa las paredes del útero para extraer el producto del embarazo.

Según el Doctor Pommer, “a veces al raspar se puede dañar la capa basal del endometrio que luego podría cicatrizar en un tejido fibroso y producir sinequias. Lo anterior, podría causar el Síndrome de Asherman que es la expresión máxima de raspajes múltiples con esta “cuchara”, donde el resultado es que hay muy pocas zonas del endometrio normal y hay muchas zonas pegadas entre el techo y el piso de este endometrio”.

Por otra parte, la otra opción es la AMEU o Aspiración Manual Endouterina que es un procedimiento que por medio de la succión deja la cavidad uterina bastante limpia, el tejido retirado se puede mandar a estudio y no se usan las “cucharas metálicas” del legrado, evitando dañar la capa del endometrio más bajo que es donde se producen las sinequias. Este es el método recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) por su eficacia y seguridad.

“La AMEU no se puede hacer en pérdidas mayores de 12 semanas, en abortos sépticos (infectados) o con cuello dilatado mayor de 2 cm y requiere de personal entrenado para evitar complicaciones y el riesgo de que queden restos que se pueden infectar y provocar adherencias intrauterinas”, agrega el Doctor Claudio Villarroel, Director del IDIMI, Universidad de Chile.

Antes de estos dos procedimientos es importante saber que se administrará Misoprostol de 400 mg. ¿Qué es y para qué sirve? Este es un medicamento que produce contracciones en el útero y provoca la dilatación del cuello uterino, lo que permite que el tejido salga. Se utiliza por vía vaginal y los doctores aconsejan que sea dado de forma intra hospitalaria, es decir, con observación, control y seguimiento médico, ya que puede haber riesgos de hemorragia.

Al comparar lo que pasa en el sistema privado de salud versus el público, el Doctor Claudio Villarroel afirma que el manejo de estos casos es igual en ambos sistemas, por lo que la paciente debiese esperar lo mismo sin importar dónde se atienda. “Hay médicos entrenados en el área pública para hacer esta técnica llamada AMEU, efectivamente es menos traumática para la paciente, pero el resultado sobre el endometrio es el mismo, ambos debiesen ser poco invasivos”.

  1. Cuando hablamos de dolor físico que puede significar una pérdida, se informa poco a las pacientes qué se debe esperar. En el caso de un aborto natural, hay dolor abdominal fuerte, se entra en una especie de trabajo de parto donde el cuerpo hace todo lo posible por expulsar el tejido que hay en el útero. Es importante saber que el dolor puede ser muy fuerte, por lo que pide que te den analgésicos, no es necesario desgastarse más en una situación que de por sí ya es dura de vivir.

Tampoco se habla de que habrá bastante sangre y de que el proceso puede ser incómodo además de doloroso. Hay que estar atentos al sangrado que se produce cuando hay un aborto natural, legrado o aspiración, este no debe ser mayor a la capacidad de una toalla higiénica por hora, si es más que eso, se recomienda ir a Urgencias o consultar con el ginecólogo tratante.

La recuperación en el caso de un legrado o aspiración puede llegar a durar hasta 3 semanas, y es clave volver a un control posterior para asegurarse de que no quedó tejido dentro y así evitar cualquier posibilidad de infección.

  1. Otras consideraciones a la hora de tener una pérdida de embarazo son tener en cuenta cuál es la reserva ovárica porque cuando se hace un procedimiento en la zona pélvica a veces se pueden pasar a llevar tejidos que pueden afectar el número de óvulos.

Por último, ten en cuenta que desde el año 2021 existe la Ley Dominga, esta ley establece un estándar especial en relación con el manejo clínico y acompañamiento a madres y padres que hayan sufrido una muerte gestacional o perinatal. El objetivo es que todas las instituciones de salud tengan un protocolo en caso de muerte perinatal, con manejo clínico y acompañamiento psico-emocional para contener a la madre, al padre y al núcleo más cercano. También la madre tiene derecho a siete días de permiso laboral.

Con esto las pacientes pueden exigir un trato digno, evitar verse expuestas a estar en el pabellón de maternidad para no estar ver a recién nacidos que pueden aumentar el dolor de la pérdida.

Monjas, pipí y fertilidad: una historia inesperada

Poco recordamos de las clases de biología del colegio, pero si llevas un tiempo buscando embarazo probablemente ya estás refrescando tus conocimientos sobre las hormonas femeninas, como la hormona luteinizante (LH) y la hormona foliculoestimulante (FSH).

Estas dos hormonas son fundamentales para el ciclo reproductivo de las mujeres.

¿Recuerdas haber visto gráficos como éste en tu libro Santillana de biología?

Tanto la LH como la FSH alcanzan su punto máximo cuando la mujer ovula, momento en el que se libera un óvulo y tienes la mayor probabilidad de concebir. Por lo que no sería raro pensar que si tienes más hormonas podrían aumentar tus probabilidades de embarazo (al producir más óvulos).

El científico italiano Piero Donini fue uno de los primeros en descubrir esto. En la década de 1940 analizó la orina de cientos de mujeres en busca de LH y FSH. Se dio cuenta de que la concentración media era mayor en las mujeres que habían pasado por la menopausia. Donini aisló las hormonas de una parte de su orina de prueba y la llamó «Pergonal», que en italiano significa «de las gónadas» (y volviendo a la biología del instituto, las gónadas son los ovarios y los testículos).

Aunque Donini estaba seguro de que su Pergonal podía ayudar a las parejas a concebir, el reto era encontrar cantidades comerciales de orina para aislarlo.

No fue hasta una década más tarde cuando los científicos que exploraban la infertilidad oyeron hablar del trabajo de Donini, y fue contactado por Bruno Lunenfeld, un estudiante de medicina nacido que estaba investigando el uso de hormonas humanas para estimular el embarazo. Lunenfeld propuso a los directivos de Serono que produjeran una cantidad suficiente del fármaco para realizar un ensayo clínico. El problema: el fármaco requeriría miles de litros de orina de mujeres menopáusicas. El joven Lunenfeld se presentó ante el directorio del laboratorio para presentar su proyecto, pero no tuvo una buena recepción (¿de dónde podría sacar Serono tanto pipí para su ensayo?!).

Días después de la fallida presentación se le acercó Giulio Pacelli, miembro del directorio de Serono y sobrino del Papa de la época, Papa Pío XII. Pacelli, interesado en el proyecto de Lunenfeld, volvió a presentarse al directorio. En palabras del mismo Lunenfeld:

«El señor Pacelli expuso exactamente lo mismo que había propuesto yo diez días antes, pero al final añadió una frase: “Mi tío, el Papa Pío, ha decidido ayudarnos y pedir a las monjas de la residencia de ancianos que recojan diariamente orina para una causa sagrada». Eso, por supuesto, convenció inmediatamente al directorio para que ayudara a nuestro proyecto de investigación con dinero y recursos. Más tarde descubrí que el Vaticano poseía (en ese tiempo) el 25% de Serono».

Pronto, los camiones aljibe transportaban el pipí de cientos de monjas de las residencias católicas de ancianos de toda Italia a la sede de Serono en Roma. Unas 10 monjas tardaban 10 días en producir suficiente orina para un tratamiento.

En 1962, una mujer tratada por Lunenfeld con Pergonal en Tel Aviv dio a luz a una niña, el primer niño nacido del tratamiento. En dos años, se lograron otros 20 embarazos con Pergonal y, a mediados de los años 80, la demanda había crecido tanto que Serono necesitaba 30.000 litros al día para producir cantidades suficientes del medicamento. Ante la escasez, la empresa comenzó a sintetizar las hormonas en laboratorios y el tratamiento resultante, Gonal-f, fue aprobado por primera vez en 1995.

Serono fue adquirida en 2007 por Merck, que sigue produciendo el fármaco en la actualidad. A su vez, aún existe aún un medicamento que utiliza pipí de mujeres menopáusicas purificado. El famoso Menopur.

Ovodonación y epigenética

La ovodonación es un tratamiento de  reproducción asistida que permite a una mujer receptora conseguir el embarazo utilizando los ovocitos de una donante. Este tratamiento de fertilidad se recomienda a mujeres que no pueden tener hijos con óvulos propios, ya sea por tener una edad materna avanzada, por tener una alteración genética o cualquier otro problema con sus gametos. La gran ventaja de la ovodonación es que tiene una alta probabilidad de éxito (se habla hasta de un 60% ) y por eso cada vez son más las mujeres que recurren a ella para ser madres.

Existen muchos mitos alredor de la ovodonación y espermiodonación, por lo que hablamos con el Dr. Diego Masoli, jefe del programa de ovodonación de Clínica Las Condes acerca de este tema. “Es importante tener claro que un hijo nunca tiene la misma genética que la madre, desde el momento en que se junta un óvulo con un espermio esa genética ya cambió, definitivamente y para siempre. Cada uno de nosotros en un momento fuimos un embrión y antes, un óvulo y un espermio que se fecundaron y que luego generaron una persona única e irrepetible”.

“Nunca los niños tienen la mitad de la información genética del padre y la mitad de la información genética de la madre, se mezclan todos los genes y se crea una nueva persona. La genética nunca se mezcla 50% y 50%, ya que es súper caprichosa, por lo que nunca hay garantías cuando hay un embarazo, de que el niño se va a parecer al papá o la mamá”.

La genética pura y dura, biológicamente hablando, es como una sopa de letras con la que venimos a este mundo, pero como se juntan esas letras para formar palabras y frases, depende de nuestro ambiente de cómo nos criaron, alimentaron, nutrieron etc. Eso es lo que finalmente va a hacer que nuestra genética se manifieste de una u otra manera y a eso se le llama epigenética.

La palabra “epigenética” significa, literalmente, más allá de la genética. Las letras que forman nuestra información genética necesitan de unos “signos de puntuación” para tener un sentido, igual que en un libro. Estas modificaciones que modulan y determinan el sentido de la información genética es lo que se conoce como la epigenética. Esta es igual de importante que la información genética en sí, siendo esencial también para el correcto desarrollo, la vida y la salud de los seres humanos.

Tratamos de disminuir la relevancia que se le da a la genética y le damos más importancia a la epigenética, que es cómo el medio ambiente regula nuestra genética para que se manifieste de cierta manera.

Algunos científicos sugieren que en el embarazo existe una comunicación entre el vientre materno (el endometrio) y el bebé que sería capaz de modular cómo se expresa su información genética, independientemente de que venga de un óvulo propio o donado. El ambiente uterino que una mujer embarazada da a su bebé durante la gestación es muy importante porque modifica e influye en la forma en la que la información genética de ese bebe se expresa.

Resistencia a la insulina

Para hablar sobre los aspectos más importantes que hay que saber de este tema le preguntamos al Dr. Franco Giraudo, endocrinólogo de IDIMI, especialista en diabetes.

¿Qué es la resistencia a la insulina?
Primero es necesario aclarar que no es una enfermedad, es un fenómeno fisiopatológico consecuencia de otras cosas que están pasando en nuestro cuerpo, por ende no se diagnostica. Es como que tú me dijeras “tengo fiebre” uno no diagnostica fiebre…uno diagnostica una amigdalitis, un resfriado, etc. La fiebre es lo que acompaña este cuadro clínico. Con la resistencia a la insulina pasa lo mismo, es una manifestación de algo más que te está pasando, lo más típico es por ejemplo la diabetes tipo II o PCOS que se relaciona con infertilidad. Entonces la pregunta que deberíamos hacernos no es que cosas debería fijarme para ver si tengo resistencia a la insulina si no que lo que debiera importarnos es que está acompañando esta resistencia a la insulina.⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
¿Cuáles son los síntomas de la resistencia a la insulina?
Para la gran mayoría de las mujeres, es evidente en el examen clínico la presencia de resistencia a la insulina y por lo mismo el tratamiento. Uno en medicina trabaja con probabilidades, entonces es muy importante la entrevista (clave: entregar toda la información que se pueda) para hacer los exámenes que uno estime necesario para descartar o probar las hipótesis que uno tiene en la cabeza sobre el diagnóstico.

Síntomas frecuentemente asociados a la resistencia a la insulina son: obesidad, pliegues cutáneos obscuros, diabetes tipo II, hipertensión, irregularidad menstrual (este síntoma es muy importante para la fertilidad), antecedentes familiares, dislipidemia entre otros.

¿Cómo se diagnostica?
No hay exámenes para diagnosticar la resistencia a la insulina, por ejemplo la curva de insulina que era súper común, no tiene ni buena sensibilidad ni buena especificidad. Entonces desde la comunidad médica se empezó a volver a peso, talla, imc que son costo eficientes si los comparamos con todos estos exámenes de laboratorio que son caros y no entregan mucha información. Lo que sí es clave es atenderse con un experto en la materia.

¿Cómo se trata la resistencia a la insulina?
Lo bueno es que la resistencia a la insulina se trata el 100% de las veces con cambios en el estilo de vida: “moverse más, comer menos, bajar de peso” y con eso se revierte la alteración fisiopatológica que es la resistencia a la insulina.⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀
La única condición en la cual está estudiado que es útil utilizar una herramienta terapéutica farmacológica además del cambio de estilo de vida es cuando la paciente busca embarazarse, pero mi visión personal es que si la resistencia a la insulina está acompañando un sobrepeso importante o un sedentarismo severo es necesario atender esos problemas primero ya que ponen en riesgo un futuro y deseado embarazo.

Enfoque holístico para tratamientos de fertilidad

Uno de los grandes desafíos que tiene el camino de la infertilidad es lograr manejar la ansiedad, el estrés, la impotencia, la incertidumbre y las miles de emociones que traspasan todos los ámbitos de la vida. Como ya hemos señalado antes, creemos que el apoyo psicológico es una buena opción si estás desbordado/a como también pequeños cambios que sí pueden hacer la diferencia (aunque sean pequeños), ya que la experiencia nos ha enseñado que es necesario darse otros espacios para tratar de no volverse loco entre tratamiento y tratamiento de fertilidad . En ese sentido la medicina complementaria es una buena opción para explorar:

Únete a
Nuestra causa

Hoy la infertilidad tiene una cobertura ineficiente que discrimina ciertos diagnósticos, en Fënn trabajamos para visibilizar este tema y lograr avances significativos.

¡Necesitamos tu aporte!