Fundación fënn

Condiciones Médicas Femeninas

Desbalances hormonales

Existen diversos desbalances hormonales, que pueden afectar desde la ovulación a la capacidad del endometrio de engreosar o mantener un embarazo.

Defecto en la Fase Lutea

Un defecto de la fase lútea (LPD) es cuando hay una anormalidad en el desarrollo del endometrio, debido a que la secreción de progesterona por parte del ovario está por debajo de lo normal o el endometrio no responde a la estimulación normal de la progesterona.

La fase lútea es el período después de la ovulación y antes de que comience el siguiente ciclo menstrual. Durante esta fase, el cuerpo produce progesterona, una hormona crucial para preparar el revestimiento uterino para la implantación de un óvulo fertilizado.

Si la fase lútea es defectuosa, puede significar que no se produce suficiente progesterona o que la fase no dura lo suficiente.  Esto puede hacer que el revestimiento uterino se desprenda demasiado pronto, impidiendo la implantación del óvulo fertilizado o causando un aborto espontáneo temprano. Por lo tanto, un defecto de la fase lútea puede resultar en dificultades para concebir o mantener un embarazo.

El defecto de la fase lútea se diagnostica mediante dos biopsias fuera de fase, generalmente 2 días antes del comienzo de la menstruación.

Existen tres métodos para tratar el LPD:

  • Citrato de clomifeno o gonadotropinas menopáusicas humanas (hMG) para estimular el crecimiento folicular.
  • hCG suplementaria para mejorar la secreción de progesterona del cuerpo lúteo.
  • Progesterona adicional después de la ovulación, administrada por inyección, por vía oral o por supositorios o gel vaginal.

El tratamiento depende de la causa subyacente y puede incluir medicamentos para reducir los niveles de prolactina, tratamiento de condiciones subyacentes, o en algunos casos, cirugía para remover tumores de la pituitaria.

Prolactinemia

La prolactina es una hormona es producida por la glándula pituitaria que juega un papel crucial en la producción de leche después del parto, entre otras funciones.
La prolactinemia, o niveles elevados de prolactina en la sangre en las mujeres puede:
Provocar anovulación (falta de ovulación),
Ciclos menstruales irregulares o ausentes
Galactorrea (producción de leche en mujeres no embarazadas ni amamantando). Estos problemas pueden dificultar la concepción.

La prolactinemia puede ser causada por varios factores, incluyendo ciertos medicamentos, trastornos de la glándula pituitaria (como prolactinomas, que son tumores benignos), hipotiroidismo, y otros problemas de salud.