Fundación fënn

Condiciones Médicas Femeninas

Baja Reserva Ovárica

La baja reserva ovárica se refiere a que la cantidad de folículos de una mujer es baja para los estándares que hoy se manejan, lo que muchas veces se traduce en una mayor dificultad para conseguir un embarazo de forma natural. La causa más frecuente es la edad, ya que la cantidad de óvulos se va agotando paulatinamente a medida que la mujer va envejeciendo, y de forma más acentuada a partir de los 35 y 38 años. Una vez que la mujer llega a la menopausia, alrededor de los 50 años, la reserva ovárica se habrá agotado por completo y esto supondrá el fin de su etapa reproductiva.

Las mujeres nacemos con un determinado número de ovocitos (millones de ellos), los que son guardados en los ovarios.

Cosas que debes saber sobre la reserva ovárica

La reserva ovárica no aumenta, a veces puede tener variaciones en los marcadores bioquímicos de reserva ovárica, pero estos no se corresponden a aumentos reales de la misma, sino a variaciones de estos parámetros y a cuestiones técnicas de los laboratorios.
La reserva ovárica disminuye con el tiempo, dado que la mujer ovula a lo largo de su vida, gastando decenas de ovocitos cada mes.
Hay agentes externos que pueden disminuir el número de ovocitos de una paciente (cirugías, infecciones sobre el ovario, quimioterapia o radioterapia). En general, todo aquello que químicamente o mecánicamente dañe los ovarios tendrá como efecto la disminución de la reserva ovárica.
El proceso por el que los ovocitos se seleccionan para competir en el proceso de ovulación es irreversible. Si el ovocito no es ovulado, éste muere y sufre lo que se conoce como atresia.
Los años disminuyen la cantidad de óvulos y también su calidad, lo cual agrava el problema de infertilidad. Este envejecimiento ovárico es progresivo, pero empieza a ser más evidente a partir de los 35 años.

Mujeres jóvenes y baja reserva ovárica: ¿por qué pasa?
  • Insuficiencia ovárica prematura.
  • Enfermedades como endometriosis, trastornos autoinmunes e infecciones crónicas.
  • Factores genéticos que determinan una menor dotación de ovocitos o un agotamiento ovocitario más rápido.
  • Tratamientos anticancerígenos como la quimioterapia y la radioterapia.
  • Intervenciones quirúrgicas en los ovarios, para extirpar quistes, teratomas, etc.
  • Hábitos de vida poco saludables: estrés, obesidad, anorexia, tabaco.
  • Contaminación ambiental.

 

 

En el caso de las mujeres jóvenes con poca reserva ovárica no necesariamente su calidad ovocitaria se ve afectada, a veces pueden lograr óvulos de buena calidad.